Posteado por: woga | octubre 9, 2008

Las Armas de un Manipulador

La manipulación es cuando una persona para beneficio propio sugiere, marca o indica qué es lo que los demás deben hacer. Por lo general, las personas manipuladoras abusan del poder en términos generales.

En las relaciones de pareja, la manipulación es altamente destructiva, ya que no permite el diálogo y sólo uno de los dos se ve beneficiado de la relación, explica la psicóloga Judith Estrada.

Identifica y evita

Según el psicólogo Manuel Arias, para reconocer si alguien es víctima de esta actitud, debe identificar las armas que un manipulador utiliza y cuáles son sus principales acciones:

▪ Impone, no dialoga: sólo valora sus ideas y hace a un lado lo que piensa su pareja.

▪ Controla: solo él/ella toma decisiones. Además, trata de mantener el control y trata de saber a cabalidad dónde y con quién está su pareja.

▪ Carácter explosivo: por lo general, actúa con ira, enojo e irritabilidad cuando la otra persona se revela o trata de defenderse y hacer valer sus opiniones.

▪ Actúa como la víctima: procura hacer sentir mal a su pareja y que esta sienta culpa si algo no se hace como él/ella quiere. En otras palabras: es chantajista.

▪ Seduce: muchas veces la manipulación pasa desapercibida, pues la/el manipulador es muy sutil, y utiliza actitudes como la seducción para controlar a su víctima y que esta ceda a sus caprichos y gustos.

▪ Es falso: se contradice, es poco honesto y especialista en esconder sus sentimientos reales ante la pareja. Se identifica por mentir constantemente.

▪ Utiliza la burla: hace de menos a su pareja, se burla de sus opiniones, gustos e ideas. Tiene actitudes despectivas hacia otras personas.

▪ Busca hacer su voluntad: utiliza cualquier medio para hacer lo que quiere, cueste lo que cueste.

▪ Es egoísta y envidioso: con su pareja, familiares o amigos. Le cuesta reconocer el éxito de otros y difícilmente elogia o lo hace con hipocresía.

¡Qué no te manipulen!

Ambos especialistas concuerdan en que lo principal es reconocer que existe un problema. Luego, afrontarlo de la mejor manera, buscando el beneficio mutuo y que ambos se encuentren satisfechos.

Cuando uno de los dos se siente víctima de la manipulación, debe confrontar y aclarar la situación con su pareja, y además hacerle ver que su actitud perjudica la relación. Ahora bien, si alguien considera que es el manipulador, debe reconocer su error y enmendarlo. Para ello, se recomienda terapia con un especialista, para fomentar la tolerancia, sanar heridas y reconstruir la relación. Si el problema persiste, lo más recomendable es alejarse. Ante todo, hay que recordar que las relaciones de pareja complementan la vida, no son un obstáculo para el crecimiento personal, concluyen los especialistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: