Posteado por: woga | octubre 9, 2008

Consejos para Papás Jóvenes

Un nuevo integrante
en la familia

La llegada de un nuevo miembro a la familia es un acontecimiento que todos celebran con alegría, ilusión y amor. Sin embargo, si hay un primogénito, para él puede resultar una invasión, especialmente si tiene entre 1 y 4 años de edad. ¿Qué hacer al respecto?

Sentimientos encontrados

Tu hijo no sabe lo que está ocurriendo, pero observa que la atención ya no está solo en él, sino también en el nuevo bebé. Entonces, siente celos y los manifiesta con una actitud caprichosa y hostil, explica Aracely Hernández en su libro “Guía para padres modernos”. Además, también puede tener las siguientes actitudes y acciones:

▪ Sufre una regresión a sus primeros años de edad: se orina sin avisar, quiere tomar otra vez el biberón y habla como bebé.
▪ No hace caso cuando los padres lo reprenden.
▪ Su comportamiento puede ser muy sumiso o muy agresivo.

¿Qué hacer?

Según Richard Woolfson en su libro “Niño genial”, es importante que antes de que nazca el nuevo ser, los padres preparen a su hijo primogénito sobre la llegada de su hermanito. Es importante enfatizarle que tendrá alguien con quien compartir y jugar, así el infante verá positivamente la idea de compartir la atención de sus padres con otra persona.

A continuación, los especialistas describen algunas actividades que ayudan a preparar a los niños y a que reciban positivamente al nuevo integrante de la familia:

Antes

▪ Dejar que toque el vientre de mamá, esto le permitirá familiarizarse con el acontecimiento.
▪ Prestarle atención al infante, no descuidarlo.
▪ Entusiasmarlo con la idea de que compartirá y jugará con alguien especial.
▪ Darle su espacio.
▪ Inculcarle el valor de compartir.
▪ Funciona muy bien comprar un regalo y decirle al niño que dicho obsequio es para su hermano, de parte de él.

Después

▪ Una vez que nazca el hermanito, dejar que el infante lo mire.
▪ Enseñarle a acariciar, besar y abrazar suavemente al hermanito, esto le dará un acercamiento al bebé.
▪ Darle tiempo para que se adapte a su nuevo rol: el de ser hermano.
▪ Explicarle y desmostarle que el amor es el mismo para los dos.
▪ Asegurarse de que ambos reciban la atención individualizada que merecen.
▪ Elogiar el comportamiento asertivo del niño hacia su hermano.

Lo que debes evitar

Hay actitudes o acciones que los padres hacen equivocadamente. Por ello, Hernández enfatiza en los siguientes puntos:

▪ No compares a tu hijo mayor con el bebé, recuerda que los dos son diferentes y que ambos necesitan tu atención.
▪ Trata que los familiares no le digan frases como: “Ya no eres el preferido”, “Te quitaron el trono”, etcétera, debido a que provoca que el infante se pongan celoso y crea rivalidad entre hermanos.
▪ Por ningún motivo cedas a sus caprichosos, porque creerá que es la forma de atraer tu atención, al contrario, coméntale que su actitud no te gusta.
▪ Algo que funciona muy bien es hacer una celebración por la llegada del nuevo hermanito, donde ambos sean agasajados.

Por último, recuerda disfrutar este tiempo con tus hijos y a enseñarles el valor de ser hermanos, concluye Woolfson.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: